no quiere agresores (ni siquiera a los "sanos")

foto: arzobispado de lima

Cipriani: ¿Dijo o no dijo lo que no dijo?

Un comentario masticadito de las declaraciones del arzobispo de Lima sobre la sexualización de la mujer en los medios de comunicación.

No podemos tener programas de televisión donde el tema es ver cuerpos desnudos. Nosotros no somos carne, somos seres humanos completos

Mercedes Aráoz

Publicado: 2016-07-30

A lo largo del día, ha habido mucha polémica por las declaraciones de Juan Luis Cipriani en su show radial Diálogos de Fe. Curiosamente, se le ha dicho de misógino para abajo por una entrevista en la que condenó el machismo, el abuso y maltrato contra las mujeres [18:35] y resaltó que hay un gran movimiento muy positivo para recuperar el respeto por ellas [18:47]. La misma entrevista en la que, cuando le preguntaron si al criticar la ideología de género [ver Laudato Si' 155, Amoris Laetitia 56] pretende que las mujeres se queden en la cocina, dijo que no, que "todos deben tener igualdad de oportunidades" [21:07] y que "cuando trabajan en puestos iguales, que no le paguen menos a la mujer" [21:32]. 

¿Por qué tanto escándalo, entonces? El cardenal estaba criticando a los medios de comunicación por trivializar y deformar la sexualidad, vendiendo a la mujer como un objeto, un pedazo de carne (como hizo Meche Aráoz el domingo pasado). Según la turba tuitera y mediática, al hacer eso también dijo que las mujeres son responsables por ser violadas. A continuación, su fracaso lógico.

ANÁLISIS MASTICADITO

Empecemos viendo lo que supuestamente dijo Cipriani. Para esto, tomemos como referencia el tuit del periodista Nicolás Salazar:

"La mujer es violada porque provoca al hombre"

La prueba es la siguiente: Si Salazar, Laura Grados y el resto de indignados tuvieran razón, en las declaraciones del cardenal podría encontrarse una relación de causalidad entre A y B, donde A es "La mujer provoca al hombre" y B es "La mujer es violada". Supuestamente Cipriani ha dicho que A es causa B y que B es consecuencia de A. Veamos.

[W]Difunden ese abuso del cuerpo como atracción física, carnal en horarios y de maneras muy sutiles, pero van creando toda una situación que LUEGO [X] las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas, pero no es porque [Y] hayan abusado de las niñas, son muchas veces porque [Z] la mujer se pone como en un escaparate provocando.

La palabra clave en las declaraciones de Cipriani es ese "LUEGO". Si usted pasa el día en el fundo Pando y la noche en locales nocturnos de Barranco, tal vez prefiera ERGO (así, como en la máxima de Franz von Baader: Cogitor, ergo sum). Es esa palabra la que establece la causalidad entre enunciados, uno que será causa y otro que será consecuencia. En las declaraciones del cardenal encontramos cuatro enunciados: W, X, Y y Z. Cipriani estaba criticando el abuso del sexo en los medios de comunicación [W] y sostuvo que LUEGO [X] "las estadísticas nos dicen que hay abortos de niñas". Es esto último lo que funge de consecuencia en su declaración.

A esto agregó que esas estadísticas de abortos "no es porque hayan abusado de las niñas, son muchas veces porque la mujer se pone como en un escaparate, provocando". Pero no es que esa visión de la mujer como un objeto de escaparate, como carne en venta (que es lo que está criticando) justifique o si quiera cause violaciones. Lo que dice es que causa embarazos que terminan en abortos. ¿Acaso eso no es cierto? ¿No es una narrativa sintética del sexo lo que genera muchos embarazos "no deseados" y, a su vez, abortos? 

En otras palabras, el cardenal dijo que muchas veces esas situaciones de embarazos no deseados no se generan por violaciones, sino por esa mentalidad difundida en medios, en la que la mujer es solo un pedazo de carne y que muchas veces ellas mismas toman como normal. Muchas crecen creyendo que es normal que les silven en la calle, que las toquen o que tienen que vestirse de determinada forma para ser amadas. La Iglesia se opone a eso. Y que esa mentalidad sea causa de muchos abortos (lo que dijo Cipriani), no significa que no existen violaciones o que eso las justifica.

PD para Nicolás Salazar: Probablemente el Papa Francisco pensaría que debes rezar por Cipriani y por él.

PD 2: Muchos de los que ahora apedrean al cardenal son los que pedían poner "en contexto" las declaraciones de Susana Villarán durante la campaña para revocarla, cuando habló de "las señoras que van a La Molina a trabajar, las señoras que van a lavar". Eso, por supuesto, significaba lo mismo aquí y en la PUCP.

Toda mujer que vive a la luz de la eternidad puede realizar su vocación, no importa si es en el matrimonio, en una orden religiosa o en una profesión mundana. 

- Sta. Benedicta de la Cruz


Escrito por

Vult

"El alma seca es la más sabia y la mejor."


Publicado en

Ciudad de cuentos

Algunas cuestiones sobre Lima y el Perú.